Fotografiando caballos, por Lídia Vives

PROFOTO B1 OFF-CAMERA FLASH

Nunca había hecho fotos con animales y nunca había trabajado con un flash en exterior. Fue una apuesta arriesgada pero creo que la experiencia salió bien. Quedamos de buena mañana para salir hacia el establo. Mucha ropa para el estilismo y un viento horrible. Si los caballos no se están quietos de por sí, con ese tiempo es aún peor ya que los altera.

“Con los Profoto puedes disparar muchas veces seguidas sin que se calienten y tengan que parar para recargar. Fue una gran ventaja por que tenía que estar muy pendiente de captar el momento preciso para que todos los elementos salieran como yo quería”

Lídia Vives

“Poder controlar la potencia del flash desde un mando a distancia también es una gran ventaja, ya que así podía disparar desde lejos y hacer planos más generales sin tener que acercarme constantemente a cambiar los parámetros.”

Lídia Vives

“Siempre había pensado que utilizar flash en exterior no supondría un cambio notable, pero no es así. Le dio muchísimo volumen a las imágenes y una nitidez que no habría conseguido con la luz natural, y sin embargo, no se ve una iluminación forzada o agresiva”

Lídia Vives

Era una sesión complicada puesto que no había poses perfectamente coreografiadas ni momentos de calma, estábamos en movimiento todo el rato (ahora arréglate el vestido, el peinado se ha estropeado, el caballo no para de moverse…). Por suerte, con los Profoto puedes disparar muchas veces seguidas sin que se calienten y tengan que parar para recargar. Fue una gran ventaja por que tenía que estar muy pendiente de captar el momento preciso para que todos los elementos salieran como yo quería. Además no pesan nada, con lo cual pudimos transportarlos con mucha facilidad e incluso, los asistentes los cargaban durante la sesión mientras seguían al caballo para iluminarlo bien. Poder controlar la potencia del flash desde un mando a distancia también es una gran ventaja, ya que así podía disparar desde lejos y hacer planos más generales sin tener que acercarme constantemente a cambiar los parámetros. Siempre había pensado que utilizar flash en exterior no supondría un cambio notable, pero no es así. Le dio muchísimo volumen a las imágenes y una nitidez que no habría conseguido con la luz natural, y sin embargo, no se ve una iluminación forzada o agresiva.

Publicación en revista aquí

Descubre a Lídia Vives