Profoto: versatilidad y variedad de opciones, por Alejfernández

SISTEMA PROFOTO OFF-CAMERA FLASH
Cuando decidí retomar la fotografía el pasado 2014, me volví realmente loco mirando cientos de comparativas y pidiendo opinión a especialistas en iluminación. Recuerdo que un día, de absoluta casualidad, conocí La Shop, distribuidor oficial de Profoto en las Islas Canarias. Cuanto mas conocía el producto, más claro lo tenía: éste iba a ser mi primer equipo de iluminación profesional. No quería dejar ni la más mínima pincelada de duda, porque lo que pretendía conseguir era tener un equipo que me diese garantías de profesionalidad y dar ese punto diferenciador de prestigio para que la gente que pregunte por Hunter Haus Studio lo primero que reciba es esa sensación de seguridad. Profoto ha llevado el significado de flash a algo mas que eso, está en constante actualización y ha conseguido romper esa barrera que parecía impedir que se exprimiera un flash. Empecé con un pequeño reflector, haciendo discretas pruebas con él, hasta que probé mi primer Off-Camera Flash, el Profoto B1. Y poco a poco, la familia fue creciendo.

“Desde que Profoto se convirtió en el nuevo inquilino del pequeño Hunter Haus Studio, las posibilidades de crear se multiplicaron por 250, como los vatios del Profoto B2.”

 

Alejandro Fernández
“La experiencia con Profoto se podría resumir en algo que llega para quedarse y que destaca por su versatilidad y variedad de opciones. Es el aliado perfecto para sesiones de moda ya que todo son ventajas.”

 

Alejandro Fernández
El pasado mes de junio, pusimos en práctica todo lo aprendido con Profoto en una sesión muy especial que decidimos llamarla Lady Tangerine donde la creatividad y la tecnología más puntera se dieron la mano. El Profoto B1 aportó lo que mas me gusta de él, su exposición, que es prácticamente perfecta en diferentes aperturas y velocidades de obturación; es ligero y lo montas en un abrir y cerrar de ojos. Complementado con un softbox octagonal que me permitió crear líneas de iluminación
muy conseguidas, sin dejar atrás ápice de detalles. El Profoto B2 fue más sorprendente aún, su tamaño y la autonomía que proporciona, facilita el trabajo a gran escala. Bastaba con colocarlo sobre un stand y tirar de un snoot, dando esa concentración de luz que precisaba para alcanzar la nitidez deseada en la moda presentada para determinadas tomas, incluso a gran distancia. No necesité más, una buena organización y detalles que nunca dejo escapar: una buena medición de la luz y la ayuda del asistente con un reflector para algunas tomas.
No puedo dejar sin mencionar el sistema Air TTL que te da la oportunidad de olvidarte del control de la exposición, lo cual se agradece para una primera toma de contacto con el modelo. Según va avanzando la sesión, su modo híbrido hace que exprimas aún más el potencial del equipo. La experiencia con Profoto se podría resumir en algo que llega para quedarse y que destaca por su versatilidad y variedad de opciones. Es el aliado perfecto para sesiones de moda ya que todo son ventajas, trabajes con diferentes tonos de backgrounds, con atrezos o sin ellos, con movimiento o sin él: es infinitamente completo.
Una imagen vale más que mil palabras, así que podéis comprobar el resultado del shooting acompañado del video making off de ésta productiva experiencia Profoto.
Descubre a Alejfernández
Descubre a La Shop