Sesión en exteriores con Iago Garay, MTB athlete. Downhill and Enduro specialist

NUEVO SISTEMA PROFOTO OFF-CAMERA FLASH

El Profoto B2 ha llegado. Portátil como un speedlight, pero potente y fiable como un flash de estudio, un paso más en la revolución del sistema Off Camera Flash de Profoto.

Mi trabajo es, sobre todo, en exteriores y en condiciones de luz muy variables, y he de reconocer que cuando conocí que la potencia era de 250W era escéptico con el posible resultado final. Sí, yo también estoy contaminado con los números en los papeles. Me invadió el escepticismo hasta que caí en la cuenta de que a los B1 rara vez los hago disparar más alla del 70-80% de la potencia, y eso es, aproximadamente, la potencia de los B2.

Así que una vez pasada la crisis de los números en el papel decidí llevarme los B2 a una sesión de fotos en mitad del monte, la prueba de fuego. Para esta sesión contaba con los B1 y B2, además de los nuevos difusores OCF de Profoto.

La primera sensación de todas es impactante, cuando levantas la maleta y ves el peso real de todo el equipo, con lo que pesan los difusores OCF cuesta creer que llevas todos los accesorios para montar un estudio en mitad de la nada y los flashes en sí son también sorprendentemente ligeros. Algo totalmente impensable unos años atrás.

Al contar con un cable y un generador separado, parece que desde Profoto han escuchado mis plegarias, una antorcha ultraligera y un generador separado que se puede usar como contrapeso, lo ideal cuando tu estudio tiene pendientes, suelo irregular y condiciones meteorológicas adversas, vamos, cuando trabajas en mitad del monte. También cuando un asistente tiene que cargar con un flash montado y perseguir al sujeto para conseguir la iluminación exacta, el complemento perfecto para los B1 que funcionan totalmente sin cables.

Una vez llegados a la localización, montar el estudio es un instante, el nuevo speedring OCF simplifica bastante el montaje de los Softbox OCF, incluso la nueva ventana Octa 2 OCF se monta en un momento y sin tener que pelearse con la ventana.

Una vez montado viene lo bueno, la prueba de fuego. El atleta MTB,  especialista en Enduro y Downhill, Iago Garay, se subió a su bici y empezamos la sesión.

Las fotos, tal y como estaban planteadas, requerían hacer que en mitad de la montaña, a medio día, pareciera que era de noche, añadiendo mucho drama a la escena y creando unas líneas de iluminación en el suelo, por eso decía antes lo de la prueba de fuego.

No sólo cumplieron con creces todas las expectativas, sino que gracias a su reducido tamaño y peso pude poner flashes en lugares que nunca se me habría ocurrido que podría poner un flash. Otra barrera a la creatividad que ha caído, la versatilidad de los speedlight con la potencia y la rapidez de los flashes de estudio.

El nuevo Profoto B2, el aliado perfecto del B1 y desde ya mismo, una parte imprescindible de mi equipo.